Pulso europeo: Los laboristas crean una ocasión de compra en telecomunicaciones

15/11/2019 10:30:05 Stock Market
Geoffrey Smith - Siempre hay riesgos cuando se opera durante una campaña electoral, pero es difícil ver el descenso de las acciones de BT (LON:BT) y Talk Talk (LON:TALK) de este viernes como nada que no sea una oportunidad de compra. BT Group (LON:BT) cayó hasta un 4% y su rival más pequeño Talk Talk (LON:TALK) cayó un 4,8% después de que el Partido Laborista acaparara los titulares con el compromiso de nacionalizar Openreach, la unidad de infraestructuras de último kilómetro y dar a cada hogar y negocio banda ancha de fibra completa gratis en 2030. Literalmente, eso destruiría gran cantidad de valor para los accionistas de BT (LON:BT) y aún más para los independientes como Talk Talk (LON:TALK), cuyo modelo de negocio moriría bien muerto si el Gobierno pagara la factura de banda ancha de todo el mundo. Hay, sin embargo, tantos obstáculos para que esto suceda que es difícil saber por dónde empezar a contar. En primer lugar, y lo más obvio, prácticamente no hay ninguna posibilidad de que el Partido Laborista gane las elecciones los conservadores les llevan una ventaja de un 15% en las encuestas de opinión publicadas desde que se convocaran las elecciones del 12 de diciembre. El profesor John Curtice, experto en encuestas de la Universidad de Strathclyde, dijo el jueves que las probabilidades de una mayoría laborista "se puede decir francamente que son casi nulas". La única manera de que los laboristas implementen siquiera una parte de su agenda sería formar una coalición con al menos otros dos partidos: los Liberales Demócratas y el Partido Nacional Escocés, que tienen ideas diferentes sobre la nacionalización y prioridades muy diferentes en lo que respecta al gasto público. En segundo lugar, la única manera de formar y mantener una coalición de este tipo sería a través del compromiso de celebrar un segundo referéndum sobre el Brexit y una campaña para permanecer en la Unión Europea. Eso significa mantenerse sometido a las leyes de la UE en materia de ayudas estatales. Si bien la nacionalización de activos no está prohibida, especialmente los de infraestructura pura, como es el caso de Openreach, los planes de los laboristas se encontrarían con grandes problemas en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea si empezara a ofrecer servicios comerciales haciendo la competencia a nombres de la talla de Talk Talk (LON:TALK). Las acciones legales podrían extenderse fácilmente más allá del mandato del próximo Parlamento. En tercer lugar, la nacionalización de Openreach también requeriría que el Gobierno asumiera sus pensiones, lo que significa que el proyecto de ley total ascendería a mucho más de los 20.000 millones de libras de los que habló el portavoz de finanzas de Labour, John McDonnell, a la BBC. En cuarto lugar, la tardía y drástica conversión de los laboristas hacia la renacionalización de las telecomunicaciones deja claro que no una prioridad tan importante como la renacionalización de los servicios ferroviarios y de los servicios públicos de suministro de agua. Dado que es probable que ambos proyectos absorban enormes cantidades de energía política y de capital, y dada la improbabilidad de ninguna actuación impresionante de esos servicios bajo control estatal, es difícil que el pueblo o el Parlamento vayan a tener ganas de más nacionalización para cuando los laboristas aborden sus principales prioridades. En quinto lugar, los laboristas no han definido lo que significa "banda ancha gratis". Tenga en cuenta el compromiso anterior de renacionalizar el agua, que es más una necesidad básica humana. Nadie ha sugerido que la gente no vaya a tener que pagar las facturas de agua en el futuro, por lo que es difícil de creer que los laboristas accedan a pagar para que todo el mundo vea Netflix (NASDAQ:NFLX) y juegue al FIFA al mismo tiempo. La verdadera importancia de la sugerencia de McDonnell es que atiende a la sensación generalizada de infelicidad hacia los servicios públicos privatizados y dice que se puede solventar subiendo los impuestos a empresas como Facebook (NASDAQ:FB) y Google (NASDAQ:GOOGL). Por lo tanto, se aprovecha de dos líneas de pensamiento populistas que pueden ser grandes ganadores del voto. Así, podría impulsar las probabilidades de los laboristas de detener a una mayoría conservadora. Sin embargo, no presenta ninguna amenaza significativa para las empresas que cotizan en bolsa ahora mismo.
CFDs are complex instruments and come with a high risk of losing money rapidly due to leverage. Between 74-89% of retail investor accounts lose money when trading CFDs. You should consider whether you understand how CFDs work and whether you can afford to take the high risk of losing your money.